ARTÍCULO 61: Cuidará escrupulosamente de que ningún individuo a sus órdenes use prenda que no sea de uniforme, que siempre que salgan del cuartel lo hagan con la prenda de cabeza bien colocada como está previsto; que lleven bien abrochadas y asimismo bien colocadas sus restantes prendas, y vayan lavados, peinados y con las uñas bien cortadas debiendo pasar diariamente las oportunas revistas de policía.

ARTÍCULO 62: Impedirá que sus subordinados se entreguen a diversiones impropias de la gravedad y mesura del cuerpo.

ARTÍCULO 63: Les prohibirá, bajo la más estrecha responsabilidad, toda especie de juego de cartas, dados y otro cualquiera en el cual medie interés por pequeño que sea.

ARTÍCULO 64: Vigilará que no tengan conversaciones indecorosas a la decencia pública.

ARTÍCULO 65: No permitirá que con pretexto alguno se dediquen a ninguna clase de servicio ajeno a su instituto.

ARTÍCULO 66: Todos los días, a hora conveniente, nombrara el servicio que deba efectuarse en las veinticuatro horas siguientes, llevando un turno equitativo a fin de que todos los individuos lo presten igual y lo practiquen siempre.

ARTÍCULO 67: Al disponer el servicio de correría en la papeleta correspondiente, se marcará el itinerario a seguir con las presentaciones que han de efectuar, recogiendo la firma de los alcaldes, dueños de las fincas, o encargados de las mismas y también marcará punto y tiempo de descanso. Para el regreso les marcará camino distinto, a fin de extender la zona de vigilancia.

ARTÍCULO 68: Procurará conocer a los vecinos de los pueblos y especialmente a los dueños, encargados o arrendatarios de las casas en despoblados, posadas o ventas y propiedades particulares, llevando los rurales los registros correspondientes con las anotaciones de las faltas e infracciones cometidas por ellos.

ARTÍCULO 69: Pedirán a los alcaldes de los pueblos nota de aquellos habitantes que con fundamento estén tildados de ladrones, rateros y vagos para vigilarlos y ponerlos a disposición de la autoridad cuando cometiesen algún delito. En la documentación de los puestos se llevarán los correspondientes ficheros de sospechosos.

ARTÍCULO 70: Estarán en continua comunicación los comandantes de puestos limítrofes, dándose unos a otros las noticias que crean convenientes para el más perfecto desempeño del servicio.

ARTÍCULO 71: En los pueblos en que estuviere establecido y no haya agentes del cuerpo general de policía, cuidaran de que las casas públicas de comida y bebida se cierren a las horas prevenidas por las autoridades competentes, pero no por este cuidado emplearán las noches en patrullar la población descuidando el servicio de los caminos y despoblados.

ARTÍCULO 72: Cuando reciba alguna requisitoria contra alguna persona dará copia de las señas a los guardias que tenga a sus órdenes para que la lleven constantemente consigo y procurar verificar la detención.

ARTÍCULO 73: Deberá tener nota escrita y hacer un estudio particular de todas las carreteras, trochas, barrancos y montes de su demarcación, a fin de tener pleno conocimiento del terreno.

ARTÍCULO 74: Si por rotura de algún vehículo público o particular tuviesen que dirigirse los viajeros al pueblo o paraje donde estuviese el puesto, procurara su comandante, que les presten todos los auxilios necesarios.

ARTÍCULO 75: Será obligación de los comandantes de puesto especialmente de los que se hallen cubriendo líneas de caminos y carreteras, avisar a los puestos inmediatos, con toda la prontitud posible, la aparición de hombres armados o cualquier otra novedad importante que llegase a su noticia.