ARTÍCULO 31: La reserva y el secreto en las confidencias que reciba debe ser profunda en el Guardia Nacional, de este modo se conseguirá la confianza de las personas que las hagan, cuyos nombres no podrá revelar. Las faltas de sigilo que se cometan en este particular serán castigadas con todo rigor.

ARTÍCULO 32: Todo servicio será ordenado por escrito, que entregará el que lo nombre al encargado de realizarlo, quien lo devolverá a su término con las anotaciones de las novedades ocurridas en el transcurso del mismo.

ARTÍCULO 33: La responsabilidad grave en que incurre el que falta a este cuerpo “por centinela” obliga a sus componentes a no intervenir por simples faltas en la detención de los beodos o enajenados mentales, a no ser que otro agente de la autoridad se considere impotente para reducirles a la obediencia de la ley.

ARTÍCULO 34: Las personas que por cualquier concepto fueren detenidas y los expedientes de los hechos que aparezcan punibles, se entregaran a la autoridad correspondiente.

ARTÍCULO 35: Siempre que tengan presunción o noticia de que se trata de alterar el orden público, de la existencia de fraude o contrabando o que va a verificarse su introducción, cuidara de dar pronto aviso a su jefe inmediato.

ARTÍCULO 36: No olvidará que incurre en presidio correccional el militar destinado a perseguir la defraudación de rentas públicas que quebrante su consigna.

ARTÍCULO 37: Un incansable celo en la persecución de malhechores y perturbadores de la tranquilidad pública, así como en defensa de las rentas del estado, unido a la máxima atención que debe prestar a todos los servicios, harán que el guardia nacional obtenga siempre el mayor éxito en el desempeño de su importante cometido.

ARTÍCULO 38: El Guardia Nacional no concurrirá a tabernas, casas de juego o de mala nota o fama, debiendo abstenerse de toda clase de cuestiones políticas o de locales.

ARTÍCULO 39: No podrá comerciar directa ni indirectamente, ni encargarse de agencias particulares, ni tener a su cargo, o asociado con otro, granjerías, abastos ni especulación alguna.

ARTÍCULO 40: Se prohíbe a todo individuo del cuerpo el uso de recomendaciones para lograr la resolución favorable de sus peticiones oficiales; lo contrario implica una provocación a las injusticias. El que tal intente será severamente castigado.

ARTÍCULO 41: La Guardia Nacional Bolivariana, en su servicio de los campos, al extender los expedientes de faltas o delitos cometidos, expresara con toda exactitud las circunstancias siguientes:

1.- El día, hora, sitio y manera que el hecho fue ejecutado.

2.- El nombre, apellido y vecindad de los presuntos actores o sus cómplices, siempre que sean conocidos.

3.- El nombre, apellidos y vecindad de los testigos presenciales, si los hubiere, y los de la persona contra cuya seguridad se hubiese atentado.

4.-. Los objetos aprehendidos al que cometió la falta o delito.

5.- Todos los indicios, vestigios y circunstancias que puedan contribuir a aclarar el hecho o constituyan una prueba del mismo.

En las actas de aprehensión de mercancía o efectos, objetos de contrabando o la defraudación, hará constar:

1.- Si ha procedido al descubrimiento, mandamiento judicial o administrativo para la entrada en el edificio o lugar cerrado.

2.- El lugar, día, hora y circunstancia en que se verifica la aprehensión, haciendo relación de los hechos.

3.- El nombre, apellidos, veracidad y circunstancias personales de los conductores o poseedores de los géneros, si fuesen aprehendidos con estos, y en otro caso, las noticias y antecedentes que acerca de los mismos se haya podido adquirir.

4- La circunstancia de si aquellos opusieran o no resistencia o si llevaran armas.

5.- La descripción de los bultos aprehendidos, específicamente el número de ellos, clase, marca, contenido genérico y peso aproximado de cada uno de ellos.

6.- El número, especie y señas de los vehículos o la designación de la embarcación en que condujesen o alojasen los efectos.

7.- Los nombres, clase y números de los aprehendidos y el defecto de estos, por no saber o no querer firmar los testigos, si la aprehensión se verifica en despoblado.

ARTÍCULO 42: La guardia nacional bolivariana, en el servicio a que se refiere el artículo anterior, dará cuenta:

1.- De todo delito o falta contra la seguridad personal o contra la propiedad.

2- De todo acto por el cual, aunque no se hubiese causado daño a la propiedad rural, se hubiese atentado a los derechos de propietario, bien sea invadiéndola, bien tomando o disponiendo de alguna cosa, cualquiera que ella sea, comprendida en las heredades ajenas, sin permiso de su dueño.

ARTÍCULO 43: La guardia nacional bolivariana dará conocimiento a las autoridades respectivas:

1.- De todo lo que pueda contribuir a la averiguación de delitos, cuyos vestigios e indicios se encuentren en el curso de su servicio y, en general, a la policía judicial.

2.- De cualquier enfermedad contagiosa que aparezca en los ganados, advirtiéndole sin demora a los dueños y mayorales de los demás que se hallen cerca a la inmediación, disponiendo a la vez de lo necesario para el aislamiento de las reses o rebaños contagiados.

ARTÍCULO 44: Será siempre obligación del Guardia Nacional Bolivariano perseguir y capturar a todos los infractores de las leyes y en especial de lo asesinos, ladrones, o cualquiera que cause herida a otro y evitar toda riña.

ARTÍCULO 45: Está obligado a la persecución de fabricantes de monedas falsas y sus expendedores, debiendo capturarlos, así como aprehender las maquinas, útiles para acuñar y las monedas falsas que hayan fabricado.